Colaboraciones

Menorca Walkin Birds se siente completamente comprometido y vinculado a la conservación de la riqueza natural de la isla. Por este motivo, destina un 10% de los beneficios a proyectos de estudio y conservación de la naturaleza de Menorca.

Durante el año 2013 colabora en un proyecto de investigación de la migración primaveral de aves “Piccole Isole Illa de l’Aire” y con el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del GOB-Menorca.

Conoce un poco más sobre las colaboraciones de Menorca Walking Birds

SOM, Societat Ornitològia de MenorcaPICCOLE ISOLE ILLA DE L’AIRE
Societat Ornitològica de Menorca

Cada año, todas las aves migratorias que han pasado el invierno en el continente africano vuelven durante la primavera a las extensas áreas de cría de Europa. Durante este trayecto, muchas aves han de vencer dos grandes barreras geográfica: el desierto del Sahara y el mar Mediterráneo. Este trayecto que muchas aves realizan dos veces al año (en primavera y en otoño) y durante toda su vida es lo que se conoce como migración.

El proyecto Piccole Isole (PI) tiene como objetivo principal el estudio de la migración primaveral o prenupcial de todas las aves migradoras a su paso por el Mediterráneo, y más concretamente, determinar qué papel juegan las pequeñas islas que hay en este mar, como áreas de descanso, de alimentación, de refugio, etc.

El proyecto PI nació el año 1988 organizado y coordinado desde Italia por el Instituto Nazionale per la Fauna Selvatica. Aunque en un primer momento solo participaron estaciones italianas, pronto se convirtió en un proyecto internacional. La estación de la Isla del Aire tomó por primera vez parte en este proyecto el año 1993, convirtiéndose con el tiempo en una de las estaciones más activas, no solo en el número de días de actividad, sino también en el número de aves anilladas. En total se han anillado más de 65.000 aves de 111 especies diferentes, siendo algunas de ellas las primeras citas para Menorca.

El Piccole Isole de la Isla del Aire es sin lugar a dudas el proyecto de investigación más importante sobre la migración de las aves que se lleva a cabo en Menorca. Su temporalidad y los resultados obtenidos, lo avalan como uno de los proyectos de investigación más interesantes para la comunidad científica isleña, no solo en el campo de la ornitología, sino en aspectos tan interesantes como el cambio climático o la propia evolución de las especies.

 

GOB, Centre de recuperació de fauna salvatgeCENTRO DE RECUPERACIÓN DE LA FAUNA SILVESTRE
GOB Menorca

El Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre es una iniciativa de la delegación menorquina del Grupo Ornitológico Balear y de Defensa de la Naturaleza (GOB).

El GOB Menorca empezó en 1987 a encargarse de la fauna accidentada en la isla, gracias a la colaboración desinteresada de veterinarios y una red de voluntarios.  El aumento paulatino de los animales asistidos hizo que en 1998 se crease el actual Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre (CRFS) en las canteras de “L’Alzina”, en el término municipal de Ciutadella.

Su finalidad es la de contribuir en el mantenimiento de la biodiversidad zoológica de Menorca mediante la asistencia a la fauna silvestre accidentada o en peligro y, paralelamente, desarrollando una labor educativa y de concienciación.

Las instalaciones disponen de varios espacios para la recuperación de la fauna o para las especies introducidas en la isla y no propias de ésta. Entre estos espacios destaca una zona de vuelo que facilita la rehabilitación de aves que necesitan recuperar la plena capacidad de vuelo; un espacio donde viven animales que, como consecuencia de su estado físico, no pueden ser liberados de nuevo en la naturaleza; una charca artificial donde se mantienen las tortugas introducidas en la isla; o un espacio para la recuperación de las tortugas mediterráneas antes de su liberación.

El Centro de Recuperación también coordina la recogida de fauna accidentada en toda la isla, gracias a su  amplia red de colaboradores y la coordinación con las administraciones, policía local y Seprona.

Durante estos 25 años, se han atendido más de 3.000 animales, a los que hay que sumar las 10.268 tortugas de tierra que han llegado al centro procedentes de cautividad. Son muchas las especies que se han tratado, entre las que destacan: erizos, tortugas marinas, murciélagos, pardelas, autillos, gaviotas, alimoches, milanos, lechuzas, vencejos…, e incluso una iguana.